Por: Fernanda A. Flores Aguirre

Es indignante que nuestros representantes sigan tomando decisiones con la mano en la cartera, es una pena que como jóvenes en lugar de tener la confianza de que nuestros gobernantes están trabajando por nuestro futuro, seamos nosotros quienes tengamos que tomar las riendas porque no les vemos las ganas de construirnos oportunidades, es inadmisible que veamos a los que tienen nuestro porvenir en sus manos jugando a la guerra sucia y a la clase política riéndose del espectáculo circense que nos ofrecen en lugar de estar preocupados por quién dirigirá nuestro país.

No vemos propuestas, no vemos seriedad, pero sí seguimos viendo un gasto despilfarrado en campañas que hasta ahora dejan mucho que desear, gasto que aun así tenemos más de ocho meses luchando por disminuir y entregar de manera proporcional, sigue siendo un caso sin importancia para la gran mayoría de nuestro Congreso local.

El pasado lunes 21 de Mayo en la Sesión Ordinaria de Comisiones Unidas de Gobernación, Legislación y Puntos Constitucionales y la Comisión de Reforma del Estado y Jurisdiccional, presidida por Andrés de la Rosa Anaya y Bernardo Padilla Muñoz respectivamente, contrario a lo que nos habían mencionado, decidieron no incluir SinVotoNoHayDinero en la propuesta de Reforma Electoral Integral que tanto nos presumían y principal pretexto por la cual aplazaban nuestra iniciativa. Éstas fueron sus razones, copiadas tal cual del dictamen:

  • “Existe un número importante de ciudadanos que colaboran con los partidos políticos y que de una u otra forma, se benefician de los recursos otorgados, ya sea a través de capacitación o bien, a través de la prestación de determinados servicios”. ¿Cuánto ganará entonces un colaborador de partido político?
  • “Los ciudadanos inicialistas acompañaron a su propuesta, el respaldo de dos mil doscientas ocho firmas ciudadanas, lo que equivale al 0.06% del total de la población de BC,”. A pesar de que la propuesta cumple con los requisitos de ley, consideran que constituye una muestra pequeña de representación y que los 25 diputados representan el total de la población. (Como si el 100% de la población hubiera votado por ellos) Tal vez nuestros diputados no lo sepan, pero para una iniciativa ciudadana sólo se necesitan 500 firmas, y las más de dos mil que juntamos fueron en solo 04 días, si hubieran querido más y las recolectadas no les eran suficientes, que cambien la misma ley, para eso son legisladores; además con gusto las hubiéramos juntado.
  • También aducen que necesitan llegar a un consenso de las fuerzas políticas para reformar de manera responsable; ósea que no les alcanzaron los ocho meses que tuvieron en sus manos la iniciativa y al final los instrumentos de participación ciudadana no son relevantes para nuestro Congreso, pues están acostumbrados a decidir todo por negociaciones políticas, sin darle oportunidad a la participación ciudadana.

En conclusión fue: “Sugiere que la redacción del párrafo doce del Apartado A del artículo 5 de la Constitución, permanezca como hasta ahora”.

Así que a pesar de las demandas ciudadanas parece ser no habrá reducción alguna para los partidos en estas elecciones venideras, y seguiremos viendo miles de millones de pesos tirados a la basura este 2019.

Palabras más palabras menos: tan no pudieron encontrar inconsistencias jurídicas, que fueron estas tres excusas las que utilizaron para no contemplar SinVotoNoHayDinero en la Reforma Electoral, excusas que cabe destacar discutieron como les es costumbre a puerta cerrada, sin oportunidad de debate y con la mano en la cintura pues “los legisladores aquí son ellos”.

Que le expliquen a tantas personas que están esperando pensiones y jubilaciones, que le expliquen a los estudiantes que quieren ingresar a la universidad, que le expliquen a los enfermos que no hay medicinas disponibles, y todo porque no hay presupuesto, pero sí lo hay para seguir manteniendo partidos políticos con campañas y acciones sin rumbo y dirección. Pero no, que todos esperen porque los partidos políticos necesitan el dinero para en vez de incentivar el voto, desalentarlo cada día más.